Lightray Ray Ban Sunglasses

Como el día anterior la excursión comenzó temprano en otra minivan y otro guía thai, este más simpático con el que estuvimos hablando de política, y es que ese día se celebraban las elecciones generales en el país. Respecto a este tema, en ningún momento vimos ningún disturbio ni nada por el estilo, todo estuvo muy tranquilo. Lo único que nos afectó es que ese día no se sirve alcohol en ningún local, por lo que la fiesta fue un poco más tranquila..

No fue casual que Alexis Leyva Machado (Kcho) inaugurara el Laboratorio para el Arte, en Romerillo, el pasado 8 de enero. El artista quiso conmemorar, junto a los pobladores de la comunidad, los 55 a de la entrada a la Habana de la Caravana de la Libertad. De alguna manera a esta redactora lograr la motivaci y el inter general por el ambiente art sembrar y desarrollar los valores culturales en el pueblo fueron tambi el sue de aquellos j rebeldes, liderados por Fidel.

Somebody told me 15 years ago that I would use drum loops on a record, he muses, would have scoffed! What pleases him most is something decidedly less modern. Impossible to separate strings from my vision of the way songs should sound, so that a return to form,» he says. «I invigorated.

Nosotros estaremos ahí, demostrando que se puede hacer una oposición responsable sin renunciar a las reformas que venimos demandando desde hace aos. La buena noticia es que no partimos de cero. Si algo hemos demostrado durante los 16 meses que llevamos trabajando en la Asamblea de Madrid, es que no bajamos la guardia, vigilando comisión tras comisión, pleno tras pleno, a un Gobierno que como el de Rajoy también arrastra demasiados malos hábitos..

En la plaza del Ayuntamiento encontramos por azar, sentado un banco mientras ojea una revista del corazón, a Jordi Pinyol, uno de esos vecinos «de Sant Boi de toda la vida». A sus 86 aos no tiene dudas de que «es espaol a la fuerza» e «independentista» desde una juventud «en que nunca me dejaron estudiar en catalán». Antiguo mecánico de Aiges de Barcelona e hijo de un republicano exiliado ocho aos en Francia, dice que no transige con «tener que pedir permiso a Madrid para todo» y suea con «poder ver en vida un Estado catalán».

El acceso a la isla de SANIBEL se hace a través de una carretera de peaje (3$ coches, 6$ RVs). El recorrido es espectacular, atravesando varios puentes, con unas preciosas vistas del mar y de los cayos, a uno y otro lado. Seguimos la carretera hasta la siguiente isla, CAPTIVA, igualmente espectacular, con bonitas mansiones a ambos lados de la ruta.

Deja un comentario